Historia de la Catedral Metropolitana San Pedro Apóstol de Cali

Su construcción se inició siguiendo el estilo barroco, y se encargó al arquitecto Antonio García. El 1 de septiembre de 1772 el cura párroco José Rivera puso la primera piedra. En la construcción se empleó como mano de obra a presos de las cárceles caleñas. En 1802 la iglesia ya estaba terminada con excepción de la torre. Por problemas políticos no se pudo concluir sino hasta 1841 bajo los cánones neoclásicos.4​

Un sismo en 1885 daño la torre, tras lo cual se decidió derrumbarla completamente.5​El 7 de junio de 1925 un fuerte sismo deterioró seriamente la fachada y el campanario. El consejo de los ingenieros fue derribarla y reconstruirla, labor que llevaron a cabo los ingenieros Guerrero y Ospina. El coro y el frontispicio fueron elaborados en ladrillo y concreto armado y se preservan hasta nuestros días.

Los altares laterales de la catedral están elaborados en madera tallada, pintados de azul cielo y con hojilla de oro.

Uno de los altares más venerados por los caleños es el del Amo Caído, obra de talla en madera de origen Quiteño y que sólo sale fuera del templo en la procesión del Vía Crucis el Viernes Santo.

En la capilla lateral izquierda o capilla de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, se encuentra además la Imagen del Cristo de la Buena Muerte, obra en madera de tamaño natural de Origen sevillano, muestra al Cristo vivo pendiente del árbol de la Cruz, mirando hacia el cielo justo antes de morir.

La capilla lateral derecha tiene como altar la imagen de la Santísima Trinidad tallada en mármol blanco; en su pared lateral se halla un cuadro con la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, Emperatriz de América y Patrona Principal de la misma.

En el altar mayor sobresale el Sagrario en Plata martillada que a su vez puede servir de expositorio, en cada pared lateral del altar mayor hay dos murales en uno de los cuales se recrea el momento el que Jesús entrega las llaves del reino de los cielos a San Pedro.

Hace unos diez años la imagen del Apóstol Santiago que adornaba la fachada de la antigua catedral y que fue derribada por el terremoto del 1925, fue restaurada y colocada en uno de los altares menores a la entrada de la nave derecha del templo. Ha sido restaurada en varias oportunidades debido a la destrucción dejada por diversos terremotos, siendo su fachada actual construida en el año 1930.

Algo más para destacar son las imponentes lámparas en cristal de roca que adornan todo el interior del templo.